NTC - Network Thinking Consulting
Viewing posts categorised under: Finanzas Corporativas

Plan de Revalorización de la Empresa

by Didac Solà in Finanzas Corporativas

Que es un PLAN DE REVALORIZACIÓN

Para entenderlo mejor imaginemos varios casos: 1º Dentro de un tiempo me jubilo y quiero despreocuparme de la empresa, Si me la vendo, ¿Qué tengo que hacer para que me la valoren al máximo? , Me la pueda vender al mejor precio posible. 2º El negocio va bien y puede ir mejor. Para ello necesito ampliar capital pero en estos momentos no puedo por lo que tendrán que entrar un familiar, nuevos socios inversores o algún fondo de inversión. ¿Qué tengo que hacer para que me valoren al máximo las acciones actuales y mantenga el mayor porcentaje de acciones posibles?. 3º Viene un bróker y te dice “Dentro de un tiempo te compraré la empresa” Tengo que prepararla para que le sea muy interesante” (sería fantástico, verdad ¡) ¿Qué tengo que hacer para que me la valoren al máximo? 4º No quiero ni pienso venderme la empresa, lo que quiero es que me dé le máximo dinero posible. Un PLAN DE REVALORIZACIÓN  es un plan estratégico y operativo para conseguir el objetivo común expuesto en  los casos anteriores y otros similares. Con el PLAN DE REVALORIZACIÓN lo que se pretende es maximizar el valor de la compañía para el accionista a través de optimizar conjuntamente el valor de la compañía y de los dividendos. Desde el aspecto puramente financiero, pensamos que es importante aumentar las ventas, aumentar el margen, bajar los costes, bajar el circulante … pero en conjunto, no olvidemos que lo más importante para el accionista es que la empresa pueda dar buenos dividendos y/o tenga la máxima capacidad en el futuro de poderlos dar o de poderla venderla al máximo valor dado que el comprador valorará estos dividendos futuros.

A quién le interesa un PLAN DE REVALORIZACIÓN

Evidentemente es interesante a los propietarios y accionistas de una empresa pero también para los responsables directos de su funcionamiento es decir; consejeros, director general, gerente, director financiero, … Ellos son los responsables de su gestión y normalmente su bonus está relacionado con la consecución de estos objetivos. El objetivo no difiere por el tipo de empresa, es apto tanto para una empresa pequeña, mediana o gran empresa. El objetivo es transparente a diferentes estructuras accionariales, desde propietario único, pasando por varios propietarios, empresa familiar, family office y por supuesto, cuando detrás hay un fondo de inversión o la empresa está participada por una empresa madre o holding.

Cuando es interesante ejecutar un PLAN DE REVALORIZACIÓN

Sobre este punto hemos de separar dos temas; Para que circunstancias es interesante y Cuando se debe llevar a cabo. Para que circunstancias es interesante Entre otras cuando prevemos alguna de las siguientes circunstancias:
  • Si se tiene pensado en un futuro jubilarse, vender o fusionar la empresa.
  • Si está prevista la entrada de nuevos socios, inversores o fondos de inversión.
  • Si ha de haber una ampliación de capital.
  • Si se prevén negociaciones importantes con bancos.
  • Si la empresa es propiedad o está participada de una empresa matriz o de un fondo de inversión.
  • Si se está pensando salir al MAB (Mercado Bursátil Alternativo).
Cuando se debe llevar a cabo Un PLAN DE REVALORIZACIÓN es un plan estratégico con el objetivo de la maximización del valor de la empresa coordinado con un plan operativo para implantarlo. Ello implica que su puesta en marcha puede llevar tiempo, entre 1 o 2 años por consiguiente si se tiene en mente alguno de los puntos anteriores, el plan se deberá iniciar con un cierto tiempo de antelación.

En que consiste un PLAN DE REVALORIZACIÓN

Un PLAN DE REVALORIZACION está compuesto por:
  • La parte de Corporate para valorar la compañía al inicio y de forma continua durante toda la vida del Plan
  • La parte Estratégica para seleccionar la estrategia y sub estrategias que maximizan el valor de la compañía a lo largo del tiempo.
  • La parte Operativa para traducir esta estrategia, realizar su implantación y llevar a cabo las acciones del día a día con acciones y resultados reales.
  • La parte de Seguimiento y Control de todo el Plan en todos sus aspectos y durante todas sus fases.
Link a este tema: http://ntcon.eu/plan-de-revalorizacion/ Te interesa este tema,

Read more

Las Operaciones de Reestructuración también Optimizan su Fiscalidad

by Josep Cortada in Finanzas Corporativas

Optimizaciòn fiscal Cuando el interim manager de nuestra empresa establece los indicadores del negocio para su correcto análisis, mejora de procesos internos o valoración una posible reorganización del grupo de empresas, también tiene en cuenta que la mayoría de operaciones de reestructuración llevan asociadas ventajas fiscales muy importantes. Se cree que dichas operaciones suelen venir acompañadas de grandes obligaciones tributarias, pero nunca más lejos de la realidad. A las principales operaciones les es de aplicación el régimen especial regulado en el Título VII, Capítulo VIII de la Ley del Impuesto sobre Sociedades. Dicho régimen establece que la transmisión de los elementos patrimoniales que afecten a cada una de las operaciones, no tributa en el Impuesto sobre Sociedades por cualquier diferencia de valor entre el valor de mercado y su valor contable, tampoco en el IVA, ni en impuesto sobre transmisiones patrimoniales, siempre que se cumplan una serie de requisitos. Según la Ley del Impuesto sobre Sociedades “El régimen no se aplicará cuando la operación no se efectúe por motivos económicos válidos, tales como la reestructuración o la racionalización de las actividades de las entidades que participan en la operación, sino con la mera finalidad de conseguir una ventaja fiscal.” O dicho al revés, se aplicará siempre que sus motivos sean económicos, de reestructuración y de optimización de actividades. Por lo tanto, lo que pudiera suponer una barrera para no aplicar medidas de mejora empresarial, quedan diluidas a unas mínimas formalidades y no suponen ningún impedimento, ya que es un régimen opcional. Pueden plantearse diferentes operaciones para reestructura una o varias empresas, siendo las principales:

  • Fusión, en tres modalidades: por absorción, nueva sociedad o impropia (totalmente participada)
  • Escisión total o parcial.
  • Aportación no dineraria de rama de actividad
  • Canje de valores
Por otro lado, los principales impuestos que afectan a dicho régimen especial, son:
  • Impuesto sobre Sociedades: exención de tributar por plusvalías.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido: no sujeción de las aportaciones de patrimonio.
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales: exención de dicha transmisión ni de sus elementos.
Muchas de las operaciones de reestructuración definen la estructura final con una sociedad matriz, que es partícipe en las filiales. Además de los beneficios fiscales que ha supuesto dicha fórmula en cuanto al régimen especial, no tributando por su configuración, se le añaden otras ventajas fiscales; las principales son dos: en primer lugar, la posibilidad de consolidar los impuestos de sociedades de las filiales, aprovechando las posibles bases imponibles negativas pendientes de compensar. Y, en segundo lugar, obtener dividendos de las filiales sin tener que pagar impuestos, ya que dicha operación está exenta de impuestos. ¿Cuándo es el momento ideal para ejecutar una operación de reestructuración, desde el punto de vista fiscal? Lo más recomendable es planificarla para que tenga efectos a partir del primer día del ejercicio económico y fiscal, tanto por un efecto contable como fiscal, siempre que los expertos no recomienden, por aspectos estratégicos o de costes, anticipar la operación o retrasarla sin que coincida con el inicio de periodo, en cuyo caso prevalecerán las necesidades empresariales. En este punto es importante la coordinación de quién impulse el cambio, ya sea el consejero de dirección, el interim manager o el controller, con los asesores fiscales, para que la mejora empresarial de su intervención le suponga un coste tributario nulo.  

Read more
Contacto whatsapp